Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » El más célebre “premio” que otorgó el rey Oscar II de Suecia

El más célebre “premio” que otorgó el rey Oscar II de Suecia

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 129,917 hits

Esta historia es conocida por todos, ha sido y es relatada en sus mínimos detalles y analizada hasta la saciedad. Se cita entre los ejemplos célebres de la historia de la matemática, el error de Poincaré que es la antesala de su gran éxito. Como si indefectiblemente fuera necesario el tributo de los grandes (o pequeños) errores para superarse y conseguir ir más allá. No tengo ni la menor idea de si las cosas son así, tampoco sabría decir muy bien por qué. Reconozco que alguna vez he agradecido que algo me haya salido mal para crecerme, pero que la lucha para no relajarse en exceso sea siempre necesaria no me queda claro, aún así.

Este casi “tortuoso” preámbulo es para comentar un interesante artículo sobre el problema de los n– cuerpos. Este problema de la mecánica celeste se localiza en los Principia de Newton, F. Diacu que lo explica muy bien entra explicando que es un problema de valores iniciales en ecuaciones diferenciales ordinariasen esta ecuación las m son las masas de las n partículas cada una indicada por su subíndice, con respecto a las q que describen las posiciones de las masas son funciones vectoriales del tiempo, t. Para el caso de n = 2 el asunto ya estaba resuelto, pero para n =3 o n >3, el problema se torna extraordinariamente complicado.

Para celebrar el sexagésimo cumpleaños del rey de Suecia y Noruega se estableció un premio que se anunció en una de las más prestigiosas revistas matemáticas Acta Mathematica (vol 7 1885/1886). El editor jefe de la revista era Mittag-Leffler, y los otros miembros del jurado que plantearon el problema Weierstrass y Hermite. La historia de lo que ocurrió está bien relatada en bastantes escritos de historia de la matemática. Es una historia bonita que recomiendo leer, y no es difícil de encontrar.

Lo que me anima o me inspira a escribir este comentario es el artículo de F. Diacu titulado The Solution of the n-body Problem. Trata varios aspectos interesantes de este problema, desde luego cuenta la historia del premio. Pero sobre todo, en mi opinión, es un enfoque original e ilustrativo, una visión decididamente interesante del mundo de las matemáticas.

Algunos investigadores son buenos escribiendo, es de agradecer.

Anuncios

1 comentario

  1. Rosa M Herrera dice:

    Reblogueó esto en Baricentro Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: