Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » Un pintoresco de la ciencia: Olinde Rodrigues

Un pintoresco de la ciencia: Olinde Rodrigues

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 132,260 hits

Hay tantas personas de las que cabría decir alguna cosa, personas de primer nivel, y no oscuros sujetos más o menos inteligentes, que han aportado mucho o poco a la humanidad como ente colectivo. ¿Por qué elegir referirse a este Rodrigues?, un tipo conocido en círculos muy especializados, importante en la sociedad de su tiempo, después olvidado, pues no sé. No tengo una razón poderosa que aducir, me llamó la atención su apellido fácilmente pronunciable y reconocible en mi idioma, encontrado en un contexto en el que lo natural, lo más natural es lo foráneo.

Benjamin Olinde Rodrigues (1795-1851) fue un señor francés, al cual las reminiscencias españolas de su nombre le dan un aire exótico en su contexto, un individuo polifacético que contribuyó en muchos asuntos de interés de su tiempo, un sujeto activo que participó de la vida que le tocó sin inhibirse. Un tipo de la élite. Me lo encontré con el principio de “mínima acción”, uso esta manera equívoca de decir las cosas, pero no tan equívoca como pudiera pensarse.

En efecto quien lea su biografía comprobará que fue un destacado político, un hombre que participó y construyó la realidad social de su tiempo, pero asimismo fue un matemático, un sesudo matemático que reflexionó y trabajó creativamente en los principios variacionales haciendo aportaciones, originales, interesantes, sesudas, valiosas y desdeñadas en su momento. Un matemático, que en algún momento tuvo un antepasado de origen español; el hecho de que el origen remoto sea una circunstancia poco importante quizá para el desenvolvimiento de una vida, no le resta gracia a mis ojos. Lagrange, Hamilton, Jacobi, más los anteriores y los siguientes. Los grandes, los mayores nombres del cálculo de variaciones, y entre ellos un pequeño Rodrigues, olvidado, que no desmerece y que se redescubre en el siglo XX tardío. Se le compensa eso sí con workshop dedicados a su figura, con congresos de historia de la matemática en los que aparece… Se le rinde honores póstumos y tardíos, se le reconocen los meritos que implícitamente otros tuvieron a través de él y gracias a él.

Si alguien se interesa en su trabajo y en su obra y lo lee, pues habré logrado el objetivo de este texto. Pongo como ejemplo el meeting del Imperial College dedicado a su figura y que se titula:

“Olinde Rodrigues and his circle: mathematicians and social utopias”, acérquese el lector a este extraño, tal vez por olvidado, de la ciencia

Anuncios

1 comentario

  1. Rosa M Herrera dice:

    Reblogueó esto en Baricentro Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: