Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » Las calculistas, científicas en la sombra. Henrietta S. Leavitt

Las calculistas, científicas en la sombra. Henrietta S. Leavitt

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 121,617 hits

Miss Leavitt y otras astrónomasMiss Leavitt’s Stars The Untold Story of the Woman Who Discovered How to Measure the Universe. Este es el largo título original de una biografía de una astrónoma de primera línea Henrietta S. Leavitt (1868-1921), está escrita de una manera somera y periodística, por un prestigioso especialista en periodismo científico George Johnson.

Sin pretensiones de gran relevancia, el tono es ligero y descriptivo, que más se parece a una enumeración de hechos que a un análisis profundo de estas mujeres astrónomas las llamadas calculistas, relegadas a trabajos tan tediosos y rutinarios como simultáneamente tan necesarios para el progreso de la astronomía que los varones coetáneos suyos estaban llevando a cabo.

Aunque solo sea en ese sentido es un trabajo digno de agradecer, pero además afortunadamente tiene otros méritos. Bien es verdad que el estilo periodístico de escribir sobre ciencia a veces resulta molesto, por el aire de no entender nada sobre lo que su autor está escribiendo, y a veces es irritante por tergiversador, sin embargo tiene la virtud de acercar temas a personas a las que nunca llegarían.

Los diez capítulos de este libro, sus prólogos y su epílogo, cumplen sobradamente esa tarea modesta, o no tanto…

No solo “obliga” al lector al que engancha a buscar otras lecturas biográficas sobre esta científica, que valen la pena, sino que le pone al corriente del papel que desempeñaron ese grupo de mujeres en la sombra que fueron las calculistas.  Y además muestra al lector una descripción simpática, pero bastante buena de la forma en que se hacía astronomía a principios del siglo xx, antes de la llegada de los potentes telescopios orbitales y los gigantes terrestres, o los telescopios que operan en rangos electromagnéticos distintos del visible.

La cartografía del cielo hecha a mano por estas mujeres resultó de una precisión asombrosa, y una herramienta e indiscutible valor para los varones que trabajaron con ellas. En definitiva para la humanidad.

Una bonita manera de rendirles el homenaje de la gratitud debida, que seguramente en vida no tuvieron es escribir y leer libritos como éste. La lectura es sencilla y algunos pasajes son entrañables, como su protagonista.

La edición española que utilizo es de Antoni Bosch editor, Barcelona, 2009

Anuncios

4 comentarios

  1. RNB dice:

    ¿Lo has publicado por ser 8 de marzo?
    En todo caso la recomendación me parece buena, a pesar de que a ti no te guste el estilo.
    Ya hizo reseña (aunque muy breve) Omalaled en su blog (http://www.historiasdelaciencia.com/?p=492 , no sé como poner enlaces en estos comentarios). Además en otra entrada dice que tiene intención de escribir un post sobre esta astronoma y sobre Cecilia Payne, pero se le debió olvidar.

  2. RNB dice:

    !Anda, si el enlace se pone sólo! Me he pasado diez minutos buscando el equivalente al control-L

  3. Rosa M Herrera dice:

    Reblogueó esto en Baricentro Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: