Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » “Biografía de la física”

“Biografía de la física”

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 124,355 hits
Las cuatro fuerzas fundamentales

Las cuatro fuerzas fundamentales

George Gamow (1904-1968) escribió la Biography of physics como una obra de divulgación en la que cuenta la física de una manera asombrosamente rigurosa y sencilla.

Son ocho capítulos de los que con una lectura sosegada y profunda un lector culto puede obtener una visión bastante completa de lo que la física ha ido haciendo de sí misma en el transcurso del tiempo. Una buena panorámica necesariamente superficial, pero completa y de amena lectura. Que nadie se engañe, la física no es cosa de poco, ni cuando se habla de ella para presentarla a no especialistas, sin embargo sí es asequible haciendo un esfuerzo razonable y no desmedido, pero sobre todo, ejerciendo un trabajo de largo recorrido, un trabajo de fondo, una labor sostenida en el tiempo.

El libro está estructurado en ocho capítulos: “La aurora de la física” es el capítulo de apertura. En él se presenta los albores del conocimiento científico, con ilustraciones y unas pocas ecuaciones explicativas. Los trabajos sobresalientes que explica animan al lector a continuar.

“La Edad Media y el Renacimiento” es el capítulo segundo y los logros y avances de estos períodos históricos aunque no resulten nuevos a casi nadie, sí lo es la manera sencilla y clara con que el gran maestro Gamow lo muestra.

“Dios dijo: que Newton sea” y aquí en el tercer capítulo entra de lleno el lector en los origenes de la ciencia moderna, y que aterrizaje más interesante, no podría nadie empezar con mejor pie.

“El calor como energía” es el título del cuarto capítulo y aquí ya el lector se encuentra con los fluidos imponderables, se consolida y familiariza con el concepto de energía y se estudia la mecánica racional  y se prepara el advenimiento del nuevo capítulo.

El quinto, “La edad de la electricidad” donde ya el lector se empieza a familiarizar con los grandes eléctricos, hasta llegar a Maxwell de quien hace un retrato muy agradable.

El capítulo sexto está dedicado a “La revolución relativista” que son los albores de nuestro mundo científico actual. Y aquí ya puede hablar el autor en primera persona, pues vivió plenamente el apogeo de las grandes formulaciones y paradigmas científicos de su tiempo.

El séptimo capítulo dedicado a “La ley de los cuantos” es un trabajo de presentación magnífico sobre la complejísima mecánica cuántica. Posiblemente la física de más difícil acceso, pues atrévase el lector a aproximarse de la mano de Gamow, algo de provecho obtendrá de esta lectura.

El capítulo octavo “El núcleo atómico y las partículas elementales” es un capítulo de la física más actual y más compleja, como los dos anteriores, pero mucho más cercana, al mismo tiempo, al autor como también sucede con los capítulos precedentes. Merece la pena hacer el esfuerzo de entender, los esquemas y los dibujos son una herramienta del trabajo del lector imprescindible y proporcionan una ayuda providencial y una facilidad añadida.

El volumen que manejo es de Alianza editorial, Madrid, 2001

Anuncios

6 comentarios

  1. RnB dice:

    Me resulta especialmente grato que hayas sacado este autor, aunque no he leído este libro en concreto; de hecho no lo conocía.
    Uno de los primeros libros que leí de divulgación,creo que fue el primero, fue “Uno, dos tres… infinito” de Gamow; tendía yo unos quince años . Y junto las colecciones de ensayos de Asimov y algunos, que en su momento me parecieron “demasiado densos” de Medawar, los que me aficionaron a este tipo de literatura.
    !A que no esperabas provocar la nostalgia de un lector!
    Posteriormente, hacia 1987, leí “La creación del Universo”, libro que me pareció un poco “viejuno” si se comparaba con otros como por ejemplo “Los tres primeros minutos del Universo” de Steven Weinberg.
    En fin, que me lo apunto para leerlo. Aunque con la lista de libros pendientes que tengo no creo que caiga antes de febrero. ¿Podría entonces volver a esta entrada para comentar mi opinión? Me parece por la descripción que haces que esta obra no está en consonancia con las otras dos que conozco en dos aspectos: el esfuerzo exigido (los otros se leen casi como una novela) y el enfoque histórico en vez del “estilo ruso” (como Parelman o Kiatagrodski, es decir partiendo de lo cotidiano hacia las profundidades de la física)

    Si me permites volverte a dar la enhorabuena por el Blog. No entiendo por que tienes tan pocos comentarios. Te diré que me cohíbe el pensar en lo conspicuos que van a resultar.

    • Rosa M Herrera dice:

      Muchas gracias, tus palabras me animan a seguir; a veces es mejor un buen lector como tú, que muchos con los que no haya puentes, y seguro que la responsabilidad es mía que no sé tenderlos, pensé que ya no estabas por ahí…
      Te diré que spam (tipo propaganda de tiendas y cosas así) sí recibo, pero eso es otro cantar y, claro, no lo publico.
      Como no me prodigo en las redes sociales, a lo mejor debería probar, no sé, quizá hubiera más intercambio.
      Comenta siempre lo que quieras, será enriquecedor para mí; si se te ocurre alguna lectura afín a algo que propongo me lo cuentas, si quieres claro está, por cierto no he leído nada de Medawar, asi no te puedo comentar mi opinión, ya ves…
      Este libro concreto es una panorámica general, quizá conozcas casi todo, pero como recuento inteligente está bien, aunque imagino que quizá un poco viejuno también, viejuno pero con alguna que otra pincelada de interés, seguro.
      Eres muy gentil en tus comentarios.

  2. RnB dice:

    No pretendía recomendarte a Medawar. No sé si te gustará. En primer lugar pensé que no, pues no suele tratar de mates ni física, sino que se centra principalmente en biología, que es su campo. Luego pensé que sí que te gustaría, pues en sus ensayos. a pesar de que los ejemplos se suelen centrar en la biología, trata principalmente sobre la filosofía de la ciencia.
    Por otra parte lo recuerdo poco. En sus tiempos me pareció profundo pero aburridísimo (claro que, comparando con “X representa lo desconocido” o “El electrón es zurdo”, cualquier libro es aburrido). Me parece que tengo que releerlo.
    Una advertencia: Medawar es un ateo militante y, según recuerdo, por ahí tienes entradas antiguas de algunos autores que son bastante santurrones (he estado buscando sus nombres, pero no los hallo). Espero que no te resulte ofensivo.

    • Rosa M Herrera dice:

      No te preocupes, no tengo mucho tiempo y casi siempre me surgen pequeños artículos más que libros que me enganchan, pero me gusta conocer gente, así es que me alegro de que me hayas “presentado” a Medawar. Nunca imaginé que pudiera dar la imagen de que un ateo me podría ofender, ¡qué cosas!, lo que una ve de sí misma no tiene nada que ver a veces con lo que ven otros, a mí un ateo me ofende tanto como un budista, o cualquier otro tipo de creyente de lo que sea, en general soy tolerante, me parece.¡Qué cada cual crea (o descrea) según su naturaleza!
      Por cierto no recuerdo qué santurrones tengo, pero alguno (o varios) habrá seguro, el conocimiento hasta hace nada estaba en manos de los que no tenían que trabajar, es decir: los nobles, la alta burguesía. A los pobres les estaba reservado otro destino; si tenían la ‘desgracia’ de tener inquietudes o ser inteligentes, no les quedaba otra salida más que las órdenes religiosas (al menos en el mundo cristiano), así es que habría beatos, santos de 1º, 2º… o simplemente creyentes sinceros por auténtica convicción y también meapilas de conveniencia. Muchos serían incluso buenas personas, que el porcentaje es bastante estable en todos los colectivos humanos. Puedo compartir (o no) con creyentes y descreídos, pero respeto a todos.

  3. RNB dice:

    Por fin leí biografía de la física. Puede que te parezca que soy muy zángano (tendrías razón) pero el verdadero motivo es que tengo una pila de libros pendientes.
    Realmente no se parece a otros libros que he leído de Gamow. Como bien dices se trata de un libro que requiere un esfuerzo tanto por el nivel de divulgación (nivel de COU alto) como por la edición con una letra minúscula y con renglones demasiado largos que hacen agotadora la lectura.
    El comienzo me ha resultado un poco decepcionante. Hasta Newton se limita a repetir la historia chauvinista de la ciencia. Puede que yo sea demasiado relativista; en general adopto la visión de la historia de la ciencia de Kuhn.
    Llegando a Newton la descripción que hace del personaje me parece un poco “hagiográfica” (quizá porque mi primer y fundamental contacto con la biografía de Newton fue la de Christianson, de la colección de grandes biografías Salvat); pero el libro mejora espectacularmente al empezar al tratar las preguntas y los experimentos que llevaron a los descubrimientos físicos.
    Los capítulos del quinto al séptimo (electricidad, relatividad y cuántica) me parecieron extraordinarios. Se nota que los escribió con gusto. Y, puede que te sorprenda, con esta lectura he aprendido un montón de cosas interesantes: desde la ubicación histórica de Faraday, que siempre lo había relacionado con su generación anterior; hasta la paradoja de la catástrofe ultravioleta y su influencia en la física cuántica.
    Finalmente el capitulo 8 sobre el núcleo atómico me ha parecido obsoleto. Por ejemplo es increíble (retrospectivamente) que un genio como Gamow no entendiera que el “mesón Mu” es en realidad un leptón. No obstante aporta multitud de puntos de vista en primera persona que lo hacen muy interesante – tal vez la parte más interesante del libro.
    Leyendo el último capítulo me ha venido el recuerdo de las espectaculares tablas de bariones que caracterizaban los libros de divulgación “punteros” en los años 70 y que tras la popularización de la teoría de los quarks parecen sosas e irrelevantes. ¿Cómo veremos dentro de una o dos décadas los actuales libros sobre la teoría M, el bosón de Higgs o las bobadas sobre neurocultura que ahora están tan de moda?

    • Rosa M Herrera dice:

      En febrero, como habías anunciado, eso quiere decir que te conoces bien, o que calculas bien. A mí Khun me condiciona mucho porque me gusta, y eso me asusta, y por eso intento no caer en sus errores o abrazar sus concepciones sin más. Supongo que has hecho una buena digestión del libro. Hay un libro sobre Faraday que quizá te gustaría, se trata de la ‘Historia de una vela’, si es que no lo conoces ya, Faraday fue un divulgador asombroso y muy buen científico. Un tipo interesante. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: