Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » “El matemático y el artista”

“El matemático y el artista”

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 125,987 hits

Con este título(pero al revés) se ha publicado un librito de divulgación  de Amir D. Aczel la traducción es literal, una lectura sencilla y amena, ejercicio del cual siempre algo se saca, en realidad es la historia de Bourbaki y el boubarkismo, relatada de forma grata. Para entender la matemática del siglo XX hay que saber algo de este grupo, de las guerras mundiales y de la azarosa vida de mucha gente común y de alguna otra gente con talento.

He aprendido cosas sobre Weil, sobre el estructuralismo y sobre algunos otros asuntos del pensamiento y la alegría de la cultura.

No todo fue bueno en Bourbaki, pero sí poderoso, al menos en influencia sobre el pensamiento de la época.

Son quince capítulos que se devoran en un par de tardes, cada quien sabrá sacarles el partido según sus gustos o carencias. A mí me interesó el origen del grupo, y sus primeros pasos, la configuración de su obra en los inicios, y las personalidades de algunos de sus miembros. Me interesó el entroncamiento con el mundo literario y el artístico, con el nacimiento de algunas corrientes de pensamiento como el estructuralismo.

Me interesó sobremanera la vida de Alexandre Grothendieck y su entrada y salida en el grupo, su forma de hacerse matemático, su complicada historia y su personalidad misteriosa e inacabada  (o no).

“En agosto de 1991, Alexandre Grothendieck, a quien todo el mundo consideraba el matemático más lúcido del siglo xx, un hombre por cuya agudeza y profundidad se comparaba con Albert Einstein, de un día para otro quemó 25.000 páginas correspondientes a sus escritos. Acto seguido, sin decir nada a nadie, se fue de su casa rumbo a los Pirineos y no se le volvió a ver.”

[…]

Después de este párrafo con el que se abre el libro se desarrolla la obra, que no es ni más ni menos que una lectura cómoda y cierto interés.

Las últimas líneas también acaban en Grothendieck, en un gusto por los cierres perfectos del autor, aunque en el curso de la obra desaparece de la vista con mucha frecuencia, y no tiene más protagonismo que otros, por ejemplo su antagonista Weil.

“[…] En el caso de que no haya muerto, Grothendieck sigue escondido en los Pirineos, y bien escondido, porque los intentos por hallarlo han fracasado. Aparentemente, quiere estar solo, escribir y destruir lo que escribe… […]”

La edición española que yo tengo es de Gedisa, Barcelona, 2009

Anuncios

2 comentarios

  1. pseudópodo dice:

    Grothendieck sigue vivo, o por lo menos lo estaba en enero del año pasado, como puedes ver aquí. Por cierto, escribí sobre él hace tiempo, aquí y aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: