Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » Antecedentes de la ciencia galileana

Antecedentes de la ciencia galileana

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 125,798 hits

esculgali[…] el gran florentino abrió un camino nuevo, un camino que los Newton y Laplace transformaron en camino real […] Un lector demasiado apresurado podría creer, al ojear el “Diálogo acerca de dos ciencias nuevas”, que Galileo lo hizo todo: al forjar en su totalidad las nociones necesarias para el análisis del movimiento de caída libre y del movimiento de los proyectiles, habría inventado y después comprobado experimentalmente diversos enunciados teóricos, etc. […]

(Galileo) […] sacó partido en primer lugar de todo un amplio trabajo colectivo que llevaron a cabo numerosos teóricos antes que él. La  Edad Media y el Renacimiento, en lo que respecta a la teoría del movimiento, no fueron tan estériles como pretenden […].

En mi opinión, sacar partido de lo que hicieron otros antes no es reprochable, es más me parece el modo natural de avanzar,  y un signo de inteligencia muy notable y además está en la condición humana de avance.

El reproche velado que hay en la frase de Pierre Thuiller, el autor de la obra a la que pertenecen estos párrafos  (De Arquímedes a Einstein. ‘Las caras ocultas de la invención científica’) o en versión original “D’Archimède à Einstein. Les faces cachèes de l’invention scientifique” me parece que forma parte de la obsesión que tiene este historiador por desvelar el lado oscuro de la ciencia de una manera crítica (no siempre en sentido de aprendizaje) y con un cierto grado de ensañamiento. Francamente, el resultado creo que merece la pena de ser analizado, porque precisamente el supuesto encono, aunque tenga algo de caricatura o deformación de los hechos, pone de manifiesto claramente que nunca hay que dejarse deslumbrar totalmente por obra humana alguna. La naturaleza humana es muy poco fiable en ese sentido, y los grandes momentos son espasmos a veces, no lineales casi nunca. A pesar de que se siga una trayectoria para conseguir algún resultado o para tener cierto grado de eficacia en el trabajo.

Por el contrario, lecturas de este tipo afianzan la afición y consolidan el espíritu crítico además de proporcionar nuevos puntos de vista que siempre generan conocimiento.

La obra está presentada en dos volúmenes físicos. El primero finaliza con un capítulo de bonita entrada : “Del arte a la ciencia, el descubrimiento de la trayectoria parabólica”. El segundo comienza en un título pretendidamente inquietante “¿Experimentó Galileo?”, y con un final ladino pero menos ‘ingenioso’.

La ciencia galileana no surgió ex-nihilo, ni falta que hacía…  Galileo Galilei (1564-1642) nació en Pisa y murió en Arcetri-Florencia

Alianza editorial, Madrid, 1990  (los volúmenes sobre los cuales comento)

Anuncios

1 comentario

  1. Rosa M Herrera dice:

    Reblogueó esto en Baricentro Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: