Baricentro Blog

La física al límite

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 121,892 hits

En cuanto se puso en marcha por fin el Large Hadron Collider  y se difundió universalmente la idea de que ya se estaba en el último tramo del camino para encontrar la partícula de Dios, el bosón de Higgs, claro también se distribuyó convenientemente la correspondiente dosis de miedo que tiene que acompañar a todo logro humano que se precie, y ¿si se producen agujeros negros?

Seguramente el resquicio que se abrió para explicar un poco en qué consiste esta máquina gigantesca fue el pistoletazo de salida para aquellos editores e interesados que aguardan acontecimientos para sacar su título. Eso se puede hacer a muy distintos niveles, por proximidad comento el que se titula El LHC y la frontera de la física de Alberto Casas. El autor un científico experto del CSIC, hace lo que se puede hacer en este ambiente y contexto con acierto desigual, según mi opinión.

Cuando me detengo a reflexionar por qué no se puede hacer divulgación de alto nivel en español, porque siempre todo lo que se escribe tiene que ser de medio pelo, y ni siquiera los editores se atreven a traducir las obras que en otros idiomas circulan por ahí y los que sienten interés se tienen que buscar la vida, que no está mal y es divertido, pero que margina a la población general que sigue en sus cuatro cositas, sus best sellers y su incultura científica generalizada.

En este librito que se lee muy rápido y tiene momentos amenos, junto a otros más dudosos, lo que más me gusta es la estructuración: los ocho capítulos responden a una incursión creciente lógica en el tema: La introducción donde el autor explica por encima la máquina. El capítulo I: ‘El porqué de las cosas’ en mi opinión el menos acertado de todos, por ambiguo, impreciso y quizá un poco inexacto, es difícil la divulgación según y cómo. Pero útil para quien desconozca el tema.  El capítulo II: ‘Los pilares de la física’ cuenta un poco a su modo la física cuántica y de qué  va la relatividad, pero no explica ningún concepto relevante que desconozca alguien que aborda esta lectura. El capítulo II: el modelo estándar de partículas, a mí siempre me divierte este tema, y no por ser muy básico el tratamiento he dejado de disfrutar de él. El capítulo IV, ‘La partícula maldita’, lectura amena para curiosos noveles con ganas. El capítulo V ‘La terra incognita’, El capítulo VI ‘La máquina de la verdad’, El capítulo VII ‘¿Para qué sirve el LHC?’, todos son capítulos centrados en diversos aspectos del enorme trabajo de la supermáquina. En todos ellos se puede aprender algo, por más que ya se parta de algún conocimiento. El último capítulo el dedicado a los miedos humanos ‘¿El fin del mundo?’ … bueno había que rematar la faena.

Es un opúsculo ameno, entretenido y divertido, siempre se puede aprender de una obra así, en la página que menos esperas, cuando estás a punto de dejarte vencer por la decepción de las altas expectativas aparece una nueva pista, un nuevo aliento. Así es que sin ser una gran obra, no lo pretende tampoco -creo yo-, es útil e interesante. No estoy muy segura de concordar con la fílosofía que me parece que el autor tiene, pero sí he aprendido algunas cosas, he encontrado alguna idea útil y he disfrutado de algunos momentos.

La escritura no tiene pretensiones de altura literaria, pero solo te das cuenta a veces.

Lo edita CSIC, colección ¿Qué sabemos de?, Los libros de la catarata, Madrid, 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: