Baricentro Blog

Inicio » Cosas curiosas e interesantes » “La trastienda del sabio”

“La trastienda del sabio”

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 129,917 hits

Rheyta3bHace algún tiempo leí un extravagante opúsculo, en formato algo incómodo, sin embargo sumamente curioso por sus pretendida revisión crítica pura y objetiva de algunos asuntos científicos, que en realidad se concreta, en mi opinión, en un penduleo entre una crítica ensañada con la ciencia y un afecto latente a la misma (como el falso desapego desdeñoso con que el que se habla de alguien a quien en el fondo no se ha perdido el cariño, aunque parezca que sí). Una especie de desmitificación no del todo asumida, pero en cualquier caso interesante, se trata de La trastienda del sabio (“profusamente ilustrada”) en título original “Le petit Savant illustre” de Pierre Thuiller. En cualquier caso un intento de ejercicio de revisión con tintes éticos no viene mal, creo yo.

Se trata de un volumen formado por varios artículos dedicados a pifias científicas, a engaños, a medias verdades, a latrocionios y ejercicios de pillaje científico de toda ralea, a fechorías variopintas, y también a hechos fallidos a pesar de estar plagados de buena voluntad. En suma se trata de ver humanos en acción.

Los artículos se titulan  “El arca de Noe y la ciencia”, “¿Quien teme a la termodinámica?”, “Al principio era la máquina”, “Una ciencia desconocida: la frenogenia”, “Réquiem por un Bathybius”, “Evolucionismo y espiritismo: el caso Wallace”, “La triste historia de los rayos N”, “Dios, Cantor y el infinito”, “¿Creó Stéphane Leduc la vida?”, “Göthe el heresiarca”, “Posfacio. Contra el cientismo”.

La mayoría de los títulos son divertidos o por lo menos curiosos e invitan a cada cual, según su interés determinado, a la lectura. Señalo ahora el artículo final algo apocalíptico y totalmente panfletario, sin embargo, en mi opinión pone el dedo en la llaga, al menos en cierto modo. El deslumbramiento indudable que nos produce la ciencia, no debe ser óbice para que perdamos la perspectiva y nos dejemos arrastrar, es bueno mantenerse siempre alerta.  Cabría preguntarse, con más o menos intención ¿es bueno organizar científicamente la humanidad?, ¿es siempre recomendable la atomización social en “expertos y más expertos”?, ¿ el futuro nos deparará la sociedad máquina?, ¿es siempre liberadora la ciencia?, ¿es posible llegar a la objetivación total? Es posible que quizá fuese conveniente hacer una parada y reflexionar un poco. El asunto de los rayos N es patético, y el de Cantor y el infinito, aunque muy tendencioso, divertido y pintoresco. El tema dedicado a las máquinas interesante.

No estoy de acuerdo con el fondo que subyace en esta lectura, pero me gusta -aunque no me gusten- leer críticas sobre lo que yo no sé si sabría ser tan crítica.

La edición española es de Fontalba de 1983.

Anuncios

1 comentario

  1. Rosa M Herrera dice:

    Reblogueó esto en Baricentro Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: