Baricentro Blog

Inicio » Acontecimientos de la física y la matemática » La ciencia en el s. XVII: “Del mundo cerrado al universo infinito”

La ciencia en el s. XVII: “Del mundo cerrado al universo infinito”

Archivos

Únete a otros 16 seguidores

Visitas

Sígueme en Twitter

términos de uso

Licencia de Creative Commons
.

Blog Stats

  • 121,617 hits

[…] Es de sobra conocido -o debería serlo- que Newton no creía que la atracción fuese una fuerza física real. Como Descartes

Copérnico vs Ptolomeo

Huygens o Henry Moore, no podía admitir que la materia pudiese actuar a distancia o estar animada por una tendencia espontánea. La corroboración empírica del hecho no habría de prevalecer contra la imposibilidd racional del proceso. Así, a la manera de Descartes o Huygens, intentó al principio explicar la atracción -o eliminarla- reduciéndola a determinado tipo de efecto de acciones puramente mecánicas de fuerzas. Pero en contraposición con los primeros, quienes se consideraban capaces de ingeniar una teoría mecánica de la gravedad, Newton parece haberse convencido de la clara futilidad de semejante intento. Descubrió, por ejemplo, que podría explicar ciertamente la atracción, si bien para ello tenía que postular la repulsión, que tal vez fuese algo mejor, aunque no demasiado.

[…]

Extraigo el párrafo con que abro la entrada de la versión en español de la obra “From de closed world to the infinite universe” Del mundo cerrado al universo infinito, trabajo monumental de Alexandre Koyré, en la propia introducción el autor empieza por aseverar incansablemente como en toda su obra (al menos la que yo conozco), la trascendencia del siglo XVII en cuanto a radical revolución intelectual y espiritual de la que la ciencia moderna es raíz y fruto simultáneamente.

La deformación propia debida a la pura transmisión de los pensamientos y de los hechos científicos de nuestros predecesores nos obliga a hacer un ejercicio de depuración cuando lo que pretendemos es comprender su pensamiento tal como era en realidad y no como nos ha llegado. Eso se puede hacer yendo directamente a las fuentes (y aún así, el lector tiene que estar muy acostumbrado a leer las fuentes tal cual sin caer en la tentación de hacer una traslación a su propio sistema de pensamiento) o bien yendo a interpretaciones probadamente fiables, por su altura y su solvencia, y cuya posición suele estar a su vez bastante clara. Koyré es una de esas personas de las cuales nos fiamos porque sabemos dónde está, cuál es su posición al respecto y por tanto nos permite haciendo un ejercicio controlado y sostenible llegar un poco más allá.

El libro está estructurado en doce capítulos:  El I “El firmamento y los cielos (Nicolás de Cusa y Marcellus Palingenius)”. El II “La nueva astronomía y la nueva metafísica (Copérnico, Digges, Bruno y Gilbert)”. El III “La nueva astronomía contra la nueva metafísica (El recahzo del infinito de Kepler)”. El IV “Cosas nunca vistas e ideas jamás soñadas: el descubrimiento de nuevos astros en el espacio del mundo y la materialización del espacio (Galileo y Descartes)”. El V “Extensión indefinida o espacio infinito (Descartes y Moore)”. El VI “Dios y espacio, espíritu y materia (Moore)”. El VII “Espacio absoluto, tiempo absoluto y sus relaciones con Dios (Malebranche, Newton y Bentley)”. El VIII “La divinización del espacio (Raphson)”. El IX “Dios y el mundo: espacio, materia, éter y espíritu (Newton)”. El X “Espacio absoluto y tiempo absoluto: el marco de la acción divina (Berkeley y Newton). El XI “El Dios de los días laborables y el Dios del Sabbath (Newton y Leibniz)”. El XII “Conclusión: el artífice divino y el ‘Dieu faineant’ “.

En esta omnipresencia divina de la infinitud tiene una cabida y un encaje más o menos perfecto la mecanización del cosmos y el estudio del mundo material separado del espiritual. La ciencia, la teología y otras actividades del intelecto están a menudo realizadas por las mismas personas y de ahí esa interrelación estrecha y esa proximidad, esa mezcolanza que resulta un poco incómoda desde la perspectiva actual.

Los que vivimos en un mundo einsteniano en el que el universo infinito a vuelto a perder su vigencia, en el que se cuestiona los fundamentos del tiempo y del espacio y que posiblemente gestará una nueva concepción del universo, deberíamos aprender de las enseñanzas de las épocas en que se han producido transformaciones de envergadura similar.

Recomiendo vivamente la lectura de esta obra. La edición con la que trabajo es de siglo XXI editores de España, Madrid, 1984 al cuidado de Carlos Solís.

*****

Véase también al respecto, Copérnico

Anuncios

4 comentarios

  1. rokelediaz dice:

    Muy buen comentario sobre el libro. Me sirvio mucho, ya que estoy leyendo algunos fragmentos del libro, para Historia de las ideas. Gracias Leonardo.

  2. Jorge dice:

    Buenas tardes, llevo buscando mucho tiempo este libro en versión electrónica y no puedo encontrarlo. ¿Alguien podría ayudarme?

    Muchísimas gracias.

    • Rosa M Herrera dice:

      lo tengo en papel, se trata de una edición antigua, pero incluso en papel era difícil de conseguir, la mayoría de los libros de este autor los conseguí en Francia (en francés)

  3. Rosa M Herrera dice:

    Reblogueó esto en Baricentro Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: